Consultoría de Seguridad Alimentaria

Alimentos bajo control

Toda cuestión relacionada con la alimentación cobra especial protagonismo pues los consumidores exigen productos nutritivos, apetitosos, de calidad y saludables y precisamente de esto es de lo que se ocupa la seguridad alimentaria, y por ello ha cobrado gran protagonismo en la sociedad.

Los primeros interesados en satisfacer esta demanda son las empresas alimentarias, por ser legalmente las responsables de garantizar la inocuidad de los productos alimenticios que manipulan.

Los establecimientos alimentarios deben crear, aplicar y mantener procedimientos eficaces de control para garantizar la producción de alimentos seguros, de acuerdo con los principios en los que se basa el Sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico, conocido por sus siglas Sistema de APPCC, para cumplir con la normativa vigente y principalmente para dar a sus clientes y consumidores las garantías y confianza necesaria para el consumo.

APINSA aporta las máximas garantías durante todo el proceso  y todos los servicios serán realizados íntegramente por personal cualificado. Para ello, el Servicio Técnico de Seguridad Alimentaria, cuenta con experiencia profesional en implantación, asesoramiento y mantenimiento de Sistemas de Autocontrol, realización de auditorías, formación de manipuladores de alimentos en materias de higiene, seguridad alimentaria y APPCC, y toma de muestras y análisis fisicoquímicos y microbiológicos de aguas (de consumo, de baño y residuales), aceites, superficies, manipuladores, alimentos y aire.

IMPLANTACIÓN DEL SISTEMA DE AUTOCONTROL

Beneficios derivados de la implantación de un sistema de autocontrol basado en el Sistema APPCC:

  • Asegura la producción y la comercialización de alimentos seguros.
  • Prueba y constata que hay una gestión de la salubridad del alimento.
  • Demuestra que la empresa autocontrola su actividad alimentaria.
  • Genera confianza y seguridad en los consumidores.
  • Centra las actividades de control en las fases críticas del proceso productivo.
  • Es un proceso flexible y dinámico.
  • Se integra fácilmente con otros sistemas de gestión de la calidad.

Adicionalmente al sistema de autocontrol, los establecimientos deben poner en marcha una serie de actividades, programas o planes de actuación:

  • AUDITORÍAS HIGIÉNICO – SANITARIAS
  • TOMA DE MUESTRAS Y ANÁLISIS
  • FORMACIÓN DEL PERSONAL MANIPULADOR
  • METODOLOGÍA DE TRABAJO

En APINSA garantizamos un servicio efectivo y
personalizado en un plazo de 24 horas