Control de plagas amigable con el ambiente

Control de plagas amigable con el ambiente

Albert Einstein (1879-1955), reconocido físico alemán del siglo XX, dijo: «Nuestra tarea debe ser vivir libres, ampliando nuestro círculo de compasión para abarcar a todas las criaturas vivientes y la totalidad de la naturaleza y su belleza». En APINSA creemos en el valor de este pensamiento, en tanto no se refiera a las alimañas rastreras y voladoras. Por eso, realizamos un control de plagas en Mallorca que no dañe el medio ambiente.

control de plagas ecoamigableEntendemos que eliminar estos animales es necesario, porque ellos afectan a la salud con sus heces, orinas, contacto corporal, etc., y muchas veces las enfermedades que producen o transmiten como vectores pueden ser graves e incluso ocasionar la muerte si no son tratadas a tiempo. Además, cuando pululan libremente producen una mala imagen y no son pocos los establecimientos comerciales que han visto dañada su reputación por esta causa.

Sin embargo, los insecticidas, raticidas y desinfectantes tradicionales son peligrosos para la salud de las personas y las mascotas que hacen vida en los ambientes donde se utilizan, sin mencionar que también producen daños ecológicos colaterales sobre la atmósfera y las fuentes de aguas subterráneas. Por tal razón, en APINSA hacemos un esfuerzo conservacionista y usamos productos ecológicos, ya que entendemos la importancia de cuidar el planeta Tierra, único hogar que conocemos.

¿Por qué razón necesitamos un control de plagas ecoamigable?

Los pesticidas, en especial el popular DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano), producen un efecto devastador sobre la fauna y la flora silvestre. En 1962, la bióloga, zoóloga y genetista estadounidense Rachel Carlson, publicó una obra, llamada La Primavera Silenciosa, que mostró con palpable claridad las consecuencias de no entender la complejidad de la naturaleza y el impacto que sobre la misma tienen las acciones del hombre, ya sean, directas o indirectas.

Su libro dio pie a un interesante debate, donde las fuerzas económicas y sociales, junto con los conservadores del medio ambiente se enfrentaron a brazo partido. Esta lucha condujo a la creación de la EPA (Environmental Protection Agency) o agencia de protección ambiental, y al desuso legalizado de productos como el mencionado DDT. Asimismo, gracias en parte a la labor de Carlson, nació el Día Internacional de la Tierra, que celebramos cada 22 de abril.

Por otro lado, se promulgaron leyes que limitan el uso de sustancias agresivas para el control de insectos, hongos, roedores y otros. Este fue el principio de un movimiento ecológico que cobraría una fuerza impresionante a finales del siglo XX. Y si necesitamos un incentivo, recordemos el caso de la fuga de isocianato de metilo de una fábrica de pesticidas de Bhopal, India, en diciembre de 1984. El terrible saldo de este accidente fue de:

  • Fallecidos. Alrededor de ocho mil personas en los primeros siete días después de ocurrido el escape y unas doce mil en los meses posteriores, como consecuencia directa de la contaminación.
  • Afectados. Casi 600 000 personas de una u otra forma. Aproximadamente, un 25% de las mismas padecieron de secuelas de extrema gravedad.
  • Fauna. Miles de reses, animales domésticos y mascotas perecieron.
  • Entorno. Totalmente contaminado por metales pesados y otros compuestos tóxicos que tardarán años en desintegrarse. La planta de producción de químicos tuvo que ser abandonada.

¿Es real un control de plagas amigable con el entorno en la actualidad?

Definitivamente, sí. Y esto no solo resulta útil para proteger la fauna y la flora, sino incluso a los niños pequeños, que se ha demostrado que tienen una menor tolerancia a los productos químicos tradicionales. Hoy en día, ya existen los mecanismos (materiales y procedimientos) necesarios para hacer un control de plagas mejorado, el cual es mucho más seguro y efectivo de lo que fue en las décadas anteriores.

control de plagas amigableLos métodos de combate ecológico contra las alimañas incluyen el uso de barreras mecánicas que impidan el acceso de las palomas a las construcciones. También existen sistemas biológicos que alejan a las especies invasoras o trampas con sustancias que actúan como cebo sin envenenar a las ratas y ratones. De ese modo, las personas no se exponen a la acción de productos tóxicos que dañan la salud.

¿Preocupado por la toxicidad de los sistemas tradicionales para el control de plagas? En APINSA usamos sustancias amigables con el medio ambiente. No corra riesgos. Contacte con nosotros cuanto antes y con mucho gusto le ofreceremos una solución ecológica y económica, adecuada a sus necesidades.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*