El virus zika y arbovirosis en España

¿Pueden los mosquitos Aedes caspius y Aedes Albopictus transmitir el virus zika y arbovirosis en España?

Desde la etapa escolar conocemos la peligrosidad de los mosquitos como organismos transmisores de diversos trastornos, potencialmente mortales, entre los cuales se encuentran la fiebre amarilla, dengue, paludismo, zika, chikungunya, etc. Los esfuerzos se han dirigido en todos los casos a exterminar al vector, o sea, las distintas especies de este insecto que se alimentan de sangre, y por eso el control de plagas Barcelona efectuado por Apinsa es tan importante.

En España se ha realizado un estudio científico para determinar si dos especies particulares de mosquitos Aedes, a.caspius y a.albopictus, son vectores del zika. Esta enfermedad de origen viral se transmite fundamentalmente por el a.aegypti y sus síntomas suelen durar de dos días a una semana. Su manifestación incluye fiebre, erupciones en la piel, inflamación de las conjuntivas, dolores de músculos y articulaciones, cefaleas y malestar general.

Su excesiva proliferación convierte al zika en un problema de salud pública a nivel mundial, en especial para los grupos de mayor riesgo, constituidos por las mujeres embarazadas, los niños pequeños y los ancianos. Y si bien el a.aegypti casi no se encuentra en Europa, se ha descubierto que el invasor a.albopictus, que sí abunda en el continente, también tiene la capacidad de transmitir dicha enfermedad. Para el a.caspius la probabilidad ha resultado ser bastante baja.

La arbovirosis prolifera en Cataluña

La arbovirosis prolifera en Cataluña

En esta región se han extendido en los últimos años las enfermedades transmitidas a través de la picadura de mosquitos, denominadas arbovirosis. La razón es que el afluente masivo de turistas originarios de las zonas tropicales ha logrado contaminar la fauna autóctona (a.albopictus), con lo cual hay una posibilidad creciente de que la comunidad catalana sufra cada vez más de trastornos endémicos, entre ellos zika, chikungunya y dengue.

En principio, de los 700 casos encontrados entre 2015 y 2018, casi la totalidad de las personas (99.8%) enfermaron en el extranjero. No obstante, la comunidad extrema precauciones en la vigilancia del medio ambiente para evitar que aparezcan más o que aumente el número de contagiados autóctonos a consecuencia de los cambios climáticos que continúan ocurriendo y de la alta movilidad humana existente en dicho lugar.

La solución a esta problemática pasa por la participación activa de los ciudadanos en prevenir el desarrollo de criaderos para las larvas de tales vectores. Con este fin, se les educa sobre los riesgos y la forma de controlar su aparición. El proyecto PICAT ha desarrollado un sistema que calcula la posibilidad de que surjan casos autóctonos en determinados municipios.

Incluye asimismo factores de riesgo socioeconómicos, ambientales y climáticos que identifican los focos de mayor probabilidad de surgimiento del mosquito. En Apinsa, empresa líder en el control de plagas, somos conscientes de tal situación y disponemos de los recursos necesarios para combatir este y otros insectos voladores.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*