Pasos para evitar la Legionella en edificaciones como propietario

Los pasos para evitar la Legionella en edificaciones como propietario inician con el Plan de Prevención y Control de la Legionelosis, que engloba los procesos de prevención y/o control necesarios para lograr las condiciones higiénico-sanitarias adecuadas que eviten la proliferación y diseminación de legionella en Sistemas de Agua Sanitaria de Consumo Humano, Sistemas de Riego por Aspersión en Medio Urbano, Sistemas de Agua Contra Incendios, etc. Incluyen tres etapas:

  1. Diagnóstico de situación: El diagnóstico de situación es la valoración previa al diseño e implantación del Programa de Actuación.
  1. Programa de actuación: Es el conjunto de medidas y procedimientos de actuación, secuenciados en el tiempo, necesarios para mantener la instalación en condiciones que impidan la proliferación y diseminación de la legionella.
  1. Evaluación: Revisión final del plan de prevención y control de la legionelosis; como mínimo una vez al año o al final de temporada, se realizará un informe final de evaluación sobre la eficacia del Plan.

Las acciones clave que necesitan llevarse a cabo para evitar la Legionella en propiedades alquiladas son las siguientes:

  • El primer paso para evitar la Legionella en edificaciones como propietario es llevar a cabo una evaluación de riesgos en la propiedad a cargo de una persona competente, es decir alguien entrenado y cualificado para hacerlo.
  • Implementar las medidas adecuadas para prevenir o controlar los riesgos de Legionella en la propiedad según las recomendaciones de la evaluación de riesgos. 
  • Informar a los inquilinos sobre su papel para controlar el riesgo de legionella, y qué acciones deberían llevar a cabo.
  • Revisar la evaluación de riesgos periódicamente.
  • Llevar a cabo un control continuo sobre el riesgo de legionella, incluyendo el revisar la temperatura del agua en las inspecciones, asegurarse de que las alcachofas de las duchas y las mangueras se limpian regularmente, y limpiar las tuberías cuando las propiedades estén vacías.
  • Escoger un asesor de riesgos.

El primer paso para el control del riesgo de legionella es llevar a cabo una evaluación de riesgos de la propiedad. Esto implica que el asesor de riesgos visite la propiedad e inspeccione los sistemas de agua fría y caliente. Los resultados de esta inspección deben incluir al menos un registro de la evaluación, el programa de control de legionella y un esquema del sistema de agua.

Cuando se lleva a cabo una evaluación de riesgos, es importante asegurarse de que el asesor sea competente para llevar a cabo la evaluación. El término “competente” viene de la legislación de salud y seguridad. Debe ser capaz de demostrar que el asesor de riesgos es competente, podría ser crítico si se tiene que demostrar a la autoridad sanitaria competente que has llevado a cabo tus deberes de la manera correcta. Para asegurarse de que una persona es “competente”, siempre se deber revisar que el asesor de riesgos haya asistido a una formación acreditada para llevar a cabo evaluaciones sobre riesgos de legionella, o acreditar que la empresa a la que pertenece y, que se hace cargo del control, cumple y tiene todas las acreditaciones legales.

Debes ser consciente de que, además de llevar a cabo la evaluación de riesgos, los contratistas pueden sugerir realizar caros análisis o muestreos de agua. Esto no suele ser lo habitual en las propiedades domésticas, y suele hacerse particularmente en aquellas que no obtienen su suministro de la red de abastecimiento pública de agua potable. Sin embargo, en la mayoría de las propiedades domésticas no es necesario, así que no te dejes engañar para que se hagan estos trabajos a menos que el contratista te dé una buena razón para hacerlos.

La evaluación de riesgos puede identificar aspectos del sistema de agua que requieran trabajos de reparación para reducir el riesgo de legionella, tales como la eliminación de ramales muertos o sin uso, o el arreglo de depósitos de agua fría que no cumplan con las regulaciones actuales. Inevitablemente la mayoría de las propiedades alquiladas tendrán duchas, así que la limpieza y descalcificación regular de las duchas y de los grifos probablemente sea parte del programa de control.

Díselo a tus inquilinos

Además de llevar a cabo la evaluación de riesgos, los inquilinos deben ser informados de los riesgos potenciales de exposición a la legionella, sus consecuencias y qué deben hacer para minimizar el riesgo.  Esto se debe enviar a los inquilinos existentes cuando se lleve a cabo una evaluación de riesgos, y se les debe dar a los nuevos inquilinos cuando firmen el contrato de alquiler. Asegúrate de que los nuevos inquilinos firmen una copia para tus registros.

Revisiones

Una vez que se ha llevado a cabo la evaluación de riesgos en una propiedad, es necesario hacer revisiones periódicamente. Hay una serie de desencadenantes para una revisión de la evaluación.

Los siguientes factores pueden hacer necesaria una revisión de la evaluación:

  • Si hay un cambio del sistema del agua o de la manera en que está siendo utilizado por sus ocupantes
  • Si hay un cambio en la utilización del edificio en el lugar donde el sistema está instalado (poco común en las propiedades de alquiler, pero puede ocurrir, por ejemplo, si una propiedad se divide en varios apartamentos)
  • Si hay nuevas informaciones disponibles sobre los riesgos o las medidas de control
  • Si cuando se evalúa la temperatura del agua en el sistema el agua caliente fluye por las salidas a una temperatura inferior a los 50ºC
  • Si cuando se evalúa la temperatura del agua en el sistema el agua fría fluye por las salidas a una temperatura superior a los 28ºC
  • Si los inquilinos actuales o sus visitantes se encuentran en un alto riesgo de contraer legionella (grupos de riesgo como inmunodeprimidos o recién trasplantados)
  • Si existe algún caso de enfermedad por legionella asociado con la propiedad

En el supuesto de que cualquiera de estos desencadenantes ocurra, la evaluación de riesgos debe ser revisada minuciosamente por una persona competente. Si no ocurre ninguno de estos desencadenantes solemos recomendar que la evaluación de riesgos se revise al menos cada dos años.

Gestiona los riesgos

El requisito final en los pasos para evitar la Legionella en edificaciones como propietario, es llevar a cabo un control constante de los riesgos. Hay un número de actividades de control claves. La primera es revisar el estado de las alcachofas de las duchas y de las mangueras, así como la temperatura del agua tanto en los grifos de agua caliente como en los de agua fría en las inspecciones periódicas de las propiedades. Las alcachofas y las mangueras deben estar limpias y libres de cal.

La segunda actividad de control es asegurarse de que el sistema de agua en una propiedad se hace funcionar al menos una vez a la semana en caso de que esté vacía. Para hacerlo funcionar, se deben abrir los grifos y resto de puntos terminales de red parcialmente durante unos diez minutos. La apertura total no es recomendable para evitar la formación de aerosoles que puedan contener bacterias. Esto debe hacerse siempre que una propiedad esté vacía, por ejemplo, entre distintos inquilinos y durante las remodelaciones.

La tercera actividad de control es llevar un registro de las actividades de control de la legionella llevadas a cabo en la propiedad.

No entres en pánico

Puede parecer que el control del riesgo de legionella lleva mucho trabajo. Sin embargo, una vez que ajustes tus prácticas de trabajo para acomodarte a las recomendaciones anteriores, esto se volverá rápidamente una parte normal de la administración de la propiedad. Al hacer estos pequeños cambios puedes estar seguro de que cumplirás con los requisitos de la autoridad sanitaria competente, y de que has cumplido tus deberes como propietario.

Llevar a cabo correctamente los pasos para evitar la legionella en edificaciones, como propietario, son de vital importancia. Contacta con profesionales de elevada experiencia en el área de control y prevención de legionelosis, como APINSA, y obtén los mejores resultados.

Pide una consultoría de prevención de la legionelosis aquí. Te daremos presupuesto sin compromiso.

Pasos para evitar la Legionella en edificaciones como propietario - TENERIFE

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*