Plataforma ECDC E3 y de la red VectorNET

Plataforma ECDC E3 y de la red VectorNET

La posibilidad de viajar en menor tiempo por todo el mundo ha traído como consecuencia una mayor difusión de los agentes causantes de enfermedades, que se esconden entre el equipaje y las cargas transportadas. Por esta causa, confinar un mal contagioso a una región se hace cada vez más difícil, aunque la tecnología aplicada por empresas expertas en el control de plagas Tenerife permite resolver satisfactoriamente estos problemas.

Surge así VectorNET, una red de entomólogos (científicos dedicados al estudio de los insectos) localizados por todo el continente europeo. Su enfoque está dirigido a aquella plaga que actúe como vector de males que puedan impactar en la salud pública o que resulten interesantes desde el punto de vista veterinario. Su principal instrumento de trabajo es la plataforma informática ECDC E3, a la que es factible que la comunidad internacional acceda con libertad.

De esta forma se producen y gestionan datos rigurosos sobre la existencia y localización de aquellos insectos, entre los que se encuentran mosquitos, garrapatas, piojos y moscas, que tienen la capacidad de trasladar y transmitir o transferir un patógeno a un ser vivo diferente. Además, con regularidad se publican los mapas de distribución de dichas especies vectoras y de otras que estén invadiendo el continente, con lo cual es posible llevar a cabo acciones de control antes de que aparezcan las epidemias.

¿Cómo surgió esta iniciativa?

Como surgio la red VectorNET

La red VectorNET está financiada por dos agencias reconocidas internacionalmente, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), con sede en Estocolmo (Suecia), y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que funciona en Parma (Italia). La necesidad de desarrollar un plan como este nace en el período de 2004 a 2014, a partir del proyecto EDEN, que desarrolló una investigación biológica de amplia escala sobre los padecimientos provocados por vectores.

La experiencia que dio origen a tal iniciativa es una epidemia de chikungunya, que se desató en el año 2007 al noreste de Italia. La fuente primaria fue en esa ocasión un viajero que contaminó la población de mosquitos tigres invasores que residía en la zona. La comunidad formada por personas que nunca habían salido del país, en un número mayor a 200, dieron resultados positivos a este virus y hubo un fallecimiento. Después de una serie de organizaciones intermedias nació la actual red ampliada VectorNET.

Los modelos vectoriales de distribución se basan en experiencias obtenidas con la mosca tse-tse en África y se complementaron con datos proporcionados por los diferentes mosquitos existentes en la región de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo (Benelux). La aplicación puede instalarse en dispositivos móviles (versión 2.0) y su objetivo es la protección de las poblaciones contra el riesgo descrito, junto a beneficios ecológicos, agrícolas, etc.

En España, científicos de las universidades contribuyen voluntariamente con la recolección de datos y prueban el software, de modo de garantizar su funcionalidad. Para mayor información visite el portal de entrada de la plataforma ECDC E3.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*