Problema de termitas en comunidades de vecinos

El grave problema de termitas en comunidades de vecinos

El problema de termitas en comunidades de vecinos es de principal atención. La presencia de estos insectos puede ocasionar grandes daños a las estructuras y debilitarlas, poniendo en riesgo la seguridad de los habitantes. Pero, ante esta problemática, ¿quién debe hacerse cargo de la solución? ¿Propietarios, o la comunidad?

Existe un caso muy frecuente relacionado con la presencia de termitas de la madera seca; ¿quién debe hacerse responsable y buscar la solución del problema?

– He detectado la presencia de termitas subterráneas en mi hogar, en los espacios exteriores comunes con mis vecinos. He solicitado asesoría de un técnico profesional, y me han confirmado que se trata de termitas. Por mi parte, siempre he mantenido los niveles de higiene necesarios, y considero que este problema está ocasionado por el descuido de las zonas comunes. ¿La comunidad debe hacerse cargo de los gastos de control de plagas, aunque el problema haya afectado el interior de mi vivienda?

En casos como el expuesto, la respuesta la determinará un profesional en construcción a través de un informe técnico en el que se definirá si el problema es causado por un mantenimiento inadecuado, o estructural (tan solo en este último caso debe hacerse cargo la comunidad).

Para imputar los gastos de un problema de termitas en comunidades de vecinos, se deberá presentar un informe escrito acreditado por un profesional cualificado, que posteriormente la comunidad deberá aceptar. En este informe deberá realizarlo un profesional de la construcción que acredite que las termitas están ocasionando daños estructurales.

Es importante determinar si la presencia de las termitas es un problema particular (pudiendo incluso compartirse con otros vecinos), o un problema comunitario. Para lograr identificar si se trata de un problema de termitas, deberá recibir la orientación de un técnico aplicador de plagas, que además logrará determinar el alcance de su presencia, y proponer la solución adecuada.

En caso de que un profesional haya determinado que la presencia de termitas es de origen estructural, y la comunidad no admita la responsabilidad, el afectado podrá acudir al Ayuntamiento para solicitar su implicación en el caso.

Es importante tener presente que un problema de termitas en una comunidad de vecinos no es un problema de sólo una vivienda. Es un problema potencial, que puede llegar a afectar a todas las viviendas vecinas. Por esto, darle pronta solución es asunto de interés común.

¿Dónde existe la mayor incidencia de termitas en Tenerife?

En Tenerife, así como las demás islas canarias, la mayor cantidad de incidencias por presencia de termitas de madera seca aparece en zonas próximas al nivel del mar. Prácticamente toda la población y núcleos urbanos se concentran en niveles por debajo de los 300 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que las termitas de la madera seca son un tema de especial atención en estas zonas.

La termita de la madera seca prospera en maderas donde la humedad es baja, y las temperaturas son altas.

Tomando en cuenta que gran parte de las estructuras y del mobiliario están hechas de madera, realizar una inspección a tiempo ante la sospecha de esta plaga significará ahorrar en gastos por pérdida o sustitución de materiales, y, más importante, mantener los niveles óptimos de seguridad para los habitantes.

Santa Cruz, Puerto de la Cruz, Los Realejos, y toda la franja costera del sur de la isla son, además de los núcleos urbanos de mayor importancia de Tenerife, las localizaciones donde existe una mayor incidencia por presencia de termitas de la madera seca.

¿Cómo aborda APINSA el problema de termitas de la madera seca?

APINSA se enmarca dentro del denominado por los profesionales “Sector Curativo” y su labor está orientada a la protección frente al ataque y degradación por xilófagos de origen biótico de elementos de madera ya en uso (estructural, puesta en obra, mobiliaria y decorativa).

Una vez que la madera está en uso, sea formando parte de la estructura de una vivienda o de un mueble, hay que recurrir a técnicas especialmente diseñadas tanto a la prevención como a la curación en caso de detectar presencia de xilófagos.

Desde APINSA diseñamos procedimientos específicos para cada caso siguiendo las siguientes pautas:

  • Analizar e identificar la patología
  • Determinar la viabilidad del servicio
  • Seleccionar las técnicas y productos adecuados
  • Ejecución del tratamiento
  • Seguimiento posterior

La madera de construcción, al estar generalmente fijada a la obra, requiere para su tratamiento curativo un estudio previo de la misma. Con base en el estudio de la obra, la patología existente, las posibilidades de tratamiento, accesibilidad y costos de ejecución, se diseña el plan de actuación. Cada caso es particular, pero en líneas generales se pueden establecer las siguientes actuaciones:

  • Saneamiento superficial de la madera afectada.
  • Eliminación (siempre que sea posible) de las capas de barnices, pinturas o cualquier otro revestimiento que impida o merme la penetración del protector dentro de la madera.
  • Sustitución (si se puede) de los elementos que por su grado de ataque lo requieran.
  • Apertura de orificios para posteriormente inyectar el producto seleccionado.
  • Aplicación superficial del mismo producto a brocha o pistola con las dosis especificadas por el fabricante.

¿Quieres saber más de los xilófagos más comunes en Canarias? Haz clic aquí.

El problema de termitas requiere una solución inmediata. Si sospechas de la presencia de esta plaga en tu vivienda o comunidad, contacta con uno de nuestros profesionales técnicos y solicita una visita de evaluación y diagnóstico gratuita.

Seleccionar un servicio de control de plagas en la industria alimentaria

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*