¡Sálvese quien pueda de los xilófagos!

¿Tu casa está protegida contra los xilófagos? El invierno ha llegado y todas las medidas que apliques para climatizar tu hogar crearán un entorno favorable para estos animales. ¿Nuestro consejo? Realizar un control de plagas mediante una desinfección oportuna. Pero ¿cómo reconocer su presencia y qué se debe hacer? Sigue leyendo…

Para empezar, tenemos que saber qué animales se incluyen en la definición de xilófagos. Esto es muy importante, porque la mayoría de las personas piensa que solo se trata de termitas, cuando en realidad otras especies e incluso mamíferos forman parte de este grupo.

En este sentido, se les denomina así a los animales que tienen el hábito de comer madera, haciendo de esta su alimento principal o exclusivo. Estamos hablando de especies tales como el oso panda, el castor, el gorgojo descortezador, termitas, avispas de la madera y el guitarrero. Muchas de estas especies no están presentes en áreas urbanas, sin embargo, los insectos xilófagos pueden ser un serio problema.

Las termitas son la especie que con mayor frecuencia ataca la madera de los hogares, especialmente si estos están fabricados con este material. Pueden detectarse mediante diversos signos que evidencian su presencia: tubos de barro en las paredes, agujeros en la madera, entre otros.

control de plagas de termitas

Por desgracia, cuando el deterioro de la superficie es visible suele significar que el problema ya está avanzado y que seguramente haya una plaga. En el siguiente vídeo puede observarse cómo deterioran las superficies sin que el ser humano pueda percatarse de ello. De ahí la importancia de prevenir su proliferación.

¿Cómo proteger tus objetos de madera?

La protección de los muebles, objetos y estructuras de madera es un factor clave en la lucha contra los xilófagos urbanos. Se trata de su alimento principal y, por eso, el mantenimiento de estas superficies es la manera más eficaz de prevenir una plaga.

Es importante tener presente que las termitas no son las únicas que pueden deteriorar la madera, los hongos y las carcomas también. Estas amenazas rara vez son detectadas visualmente, por eso las estructuras y el mobiliario que puede ser afectado por ellas deben recibir un tratamiento especial.

Este tratamiento no solo ayuda a prevenir la aparición de plagas, sino que también contribuye a extender la vida útil de la madera. No olvidemos que este material no es inmune al paso del tiempo, por lo que requiere ser reforzado para durar el mayor tiempo posible.

Eso sí, a la par de los tratamientos profesionales que realizan las empresas autorizadas para ello, también es mucho lo que se puede hacer desde casa. Lo primero es evitar crear entornos favorables para el desarrollo de termitas, hongos o carcomas.

En este sentido, es recomendable evitar la acumulación de la humedad y garantizar la buena ventilación de las diferentes áreas. Estos animales se desarrollan fácilmente porque buscan entornos oscuros, y por eso la iluminación tanto natural como artificial es buena aliada como factor de prevención.

Estas medidas no deben dejar de aplicarse durante el invierno. Las bajas temperaturas obligarán a los insectos a resguardarse y buscar hábitats favorables en los que puedan continuar con su actividad. Por tanto, es recomendable aplicar los consejos sobre el control de la iluminación, temperatura y humedad, a fin de evitar que estos encuentren en nuestras casas el entorno ideal.

Cómo proteger tus objetos de madera

Y por último, cabe recordar que la eficacia de las técnicas caseras no excluye la necesidad de intervención profesional por parte de las agencias de control de plagas. El tratamiento ideal contra los xilófagos es el resultado de la combinación de ambos.

Apinsa al rescate

Si en tu casa aún no hay una plaga de termitas puedes sentirte afortunado. Sin embargo, esto no significa que tu hogar esté seguro. En Apinsa destacamos por realizar un trabajo de análisis previo en los hogares antes de proceder con algún tratamiento. La revisión primaria permite identificar los riesgos y las patologías si las hubiere, para así determinar cuál es el método que debe aplicarse.

Los agentes xilófagos pueden desarrollarse rápidamente y convertirse en una plaga en muy poco tiempo. El mayor peligro de estos es que dicho proceso ocurra silenciosamente y, en consecuencia, no se aplique el tratamiento que corresponda de manera oportuna.

Tanto si se requiere un tratamiento preventivo como uno curativo en las superficies de madera, nosotros podemos encargarnos de ello. Contáctenos y nuestro equipo realizará el diagnóstico de su propiedad a fin de definir el método que convenga aplicar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*