Virus, bacterias y hongos – Conozcamos un poco acerca de los microbios

Virus, bacterias y hongos – Conozcamos un poco acerca de los microbios

Peter Brian Medawar (zoólogo, inmunólogo e investigador), quien junto con Frank Mcfarlane Burnet ganó el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1960 por sus trabajos sobre la tolerancia inmunológica adquirida, dijo: «Un virus es un trozo de ácido nucleico rodeado de malas noticias». Y es que parece mentira que una entidad tan minúscula pueda resultar tan dañina. Por eso, una empresa de control de plagas en Mallorca como la nuestra cumple un rol vital en la salud de la población.

Desde la creación del microscopio de Zacharias Janssen (1590) y las observaciones del universo microbiano realizadas por Antonie van Leeuwenhoek (1632-1723), el conocimiento de los gérmenes ha avanzado considerablemente. Hoy sabemos que virus, bacterias y hongos son los responsables de una gran cantidad de enfermedades que afectan a los seres humanos, la mayoría con síntomas desagradables y muchas de ellas mortales.

Además, los científicos han descubierto que estos diminutos seres pueden estar presentes en prácticamente cualquier tipo de superficie y entrar a nuestro organismo por contacto directo a través de la piel, de las mucosas o incluso del sistema digestivo cuando ingerimos alimentos o agua contaminados. Asimismo, muchos insectos, arañas, ratones y otras plagas actúan como vectores de dichos agentes infecciosos y nos contagian de forma indirecta con sus heces u orina.

Características de los microorganismos

Veamos las diferencias existentes entre estos peligrosos seres microscópicos:

  • Virus. Son los organismos patógenos de menor tamaño, por lo que la mayoría no pueden ser vistos si no es a través de un microscopio electrónico. También son muy peligrosos y algunos llegan incluso a contaminar a ciertas bacterias. Son más pequeños que una célula y ni siquiera tienen la capacidad de estas para reproducirse por sí mismos. En su lugar, se replican o copian su material genético a altas velocidades.

Características de los microorganismos

Tampoco ceden ante los antibióticos y, antes de ser vencidos y permitir que el enfermo recupere la salud, requieren de vacunas o tratamientos antivirales particulares. Algunos ejemplos de infecciones virales son: gripe, herpes zoster y genital, verrugas, sarampión, fiebre hemorrágica (causada por el Ébola, Marburgo, Lassa, etc.), varicela, parotiditis, viruela y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

  • Bacterias. Estos son entes unicelulares bastante más grandes que los virus. Abundan en todos los lugares imaginables, incluso sobre objetos inanimados y dentro de nuestro propio organismo. En la mayoría de los casos no son patógenas y algunas hasta pueden llegar a ser beneficiosas para la salud. Las que producen enfermedades lo hacen debido a la acción de la bacteria misma o de sus toxinas.

Algunas bacterias pueden quedar en estado latente durante mucho tiempo y luego activarse bajo condiciones particulares, momento en el que producen los síntomas del trastorno respectivo. Ejemplo de enfermedades bacterianas son: legionelosis, difteria, resfriado común, cólera, tosferina, otitis, meningitis, conjuntivitis, neumonía, tuberculosis, botulismo, ántrax, etc.

  • Hongos. Se trata de microorganismos que descomponen la materia orgánica que constituye su hábitat para luego absorberla. Aquí se incluyen setas, moho y también las levaduras. Existen hongos patógenos que apenas causan incomodidad, mientras que otros producen trastornos graves. Entre las enfermedades fúngicas tenemos: tiña, micetoma, pie de atleta, onicomicosis, candidiasis, histoplasmosis, etc.

Control de virus, bacterias y hongos

Todo ese universo microscópico que nos acecha en la atmósfera, agua y suelo, objetos de nuestro entorno, cultivos vegetales, productos orgánicos utilizados para la alimentación y más, debe ser intervenido con efectividad. Por otro lado, existen áreas que por su condición especial exigen una atención de mucho cuidado y alta frecuencia. Entre ellas encontramos ambientes hospitalarios, gimnasios, restaurantes, habitaciones de hoteles, baños públicos, etc.

En APINSA, para lograr el nivel de control requerido, utilizamos desinfectantes genéricos, es decir, que resultan efectivos con diversos tipos de patógenos. A estos se les llama de amplio espectro. Asimismo, con objeto de erradicar ciertas plagas particulares, como es el caso de la peligrosa bacteria Legionella, empleamos productos específicos. En todos los casos se trata de un material de primera calidad y mínima peligrosidad para las personas.

Nuestros servicios tienen un alcance doméstico, empresarial y comercial. No espere a que la gente a su alrededor se enferme. Prevenga la aparición de trastornos causados por virus, bacterias y hongos a través de un control efectivo de plagas. En APINSA contamos con personal cualificado, así como con los equipos y las técnicas más avanzadas. Contacte con nosotros a través del formulario de nuestra página web y con sumo gusto le atenderemos lo más pronto posible.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*